El poder del pensamiento creativo


21/01/2012

 

El poder del pensamiento es instantáneamente creativo. Tal como piensas, así te haces“. Ricardo Marín Tälero (1957-?). Consultor

La Neurociencia y el pensamiento positivo

El tema que veremos hoy se intitula: Experiencia sensorial versus alucinación (afirmaciones e interpretaciones). Para iniciar el tema, introducimos una generalización: “Aprendemos lo que vemos y escuchamos“. El primer contacto del ser humano lo tiene con los padres, y fundamentalmente, con la madre que ha llevado al ser vivo durante el período de gestación. La madre, pues, es el primer contacto de todo ser humano. Y la madre enseña. El segundo contacto de aprendizaje del ser humano, lo lleva a cabo con las cosas. Así, cuando la madre enseña a su vástago a comer con cubiertos, el niño para satisfacer a la madre y por conocimiento táctil con el medio de los alimentos, coge un trozo de comida, lo pincha con el tenedor y se lo lleva a la boca. Estos dos elementos, las personas y las cosas, son la base del aprendizaje humano. Un tercer elemento de aprendizaje, también básico, son las situaciones.

Lo que vamos a ver ahora sobre experiencia sensorial y las afirmaciones positivas, nos permite manejar o conducir nuestros pensamientos e ideas hacia los objetivos vitales que deseemos. Y en función de cómo sean nuestros pensamientos, podemos advertir que nacen las ideas. Éstas, se transforman en palabras. Aunque pensamos más que lo que hablamos: el ser humano piensa 450 palabras por minuto y emite sólo 150 palabras por minuto. Con lo cual, cada minuto 300 palabras se comunican mediante gestos, mediante comunicación no verbal. Siempre estamos comunicando; no podemos no comunicar. Y para que la comunicación sea efectiva, debe existir el mismo canal entre el emisor y el receptor del mensaje, para que no se pierda éste en el trayecto.

Robert Dilts escribió un libro intitulado “El poder de la palabra“, según el cual, se aporta una sistematización del PNL que permite entrever ventanas donde se hace hincapié en la efectividad que tiene el buen uso de las palabras en la comunicación de nuestras ideas y percepciones. La efectividad de las palabras, la efectividad de la comunicación, la comunicación efectiva. La tesis de Dilts se basa en catorce patrones verbales que pueden modelar estos procesos. Abre una vía a un control más verbal en detrimento del no verbal, ofrediendo una explicación de la forma en que nuestra comunicación, relación interpersonal y percepción del mundo, pueden ser más efectivos cuando los modificamos en la reducción del conflicto y la entrega de nuestras ideas y sentimientos a través de las palabras o lo que el autor define como “la magia del lenguaje“. De aquí, del poder de las palabras, nace el poder de las preguntas en que se basa la PNL. Como diría Mahatma Gandhi, “Sé tú el cambio que quieres ver en el mundo“, que es la base de un sólido crecimiento personal.

Extrapolando lo anterior, sabemos que los seres humanos no podemos percibir ondas sonoras que estén por debajo de los 20 ciclos/seg o por encima de los 20.000 ciclos/seg. En el sistema visual pasa lo mismo. Si la longitud de onda es inferior a 380 mili micrones o superior a los 680, no puede ser percibido por el ojo humano. En sistema kinestésico, el sentido del tacto varía por la influencia que nuestro propio sistema nervioso pueda tener sobre nuestra experiencia, ditorsionándola sistemáticamente y borrando trozos enteros del mundo real. De ahí que decimos que el poder del pensamiento está en la experiencia sensorial, en nuestras afirmaciones e interpretaciones, en la vida del cerebro. El cerebro permite que dejemos fuera gran parte de todo aquello que de otra forma deberíamos estar percibiendo y recordando en todo momento, quedándonos únicamente con esa pequeña y especial porción del 0,01% del conocimiento que nos puede resultar práctico en una conciencia limitada. Con lo cual, el hombre ha inventado y elaborado sistemas de representación simbólica para transmitir y captar conocimientos.

Sistema de representación

Es el entrenamiento de los sentidos para incrementar la cantidad de información que percibimos conscientemente. Perceptivamente, los seres humanos podemos captar 7.500.000 representaciones cromáticas que solo pueden ser conscientes en tres categorías, basándonos en nuestra singular historia personal. Por eso, cada indididuo tiene un mapa o modelo del mundo diferente al de cualquier otro. “El mapa no es el territorio”. De hecho, hay una observación minuciosa de los cambios fisiológicos, propios y del interlocutor, al abordar distintos temas. Y podemos aseverar que los límites de la percepción se llevan a efecto por medio de esas tres categorías o experiencias subjetivas: generalización, eliminación y distorsión.

Cuando un Emisor transmite un mensaje al Receptor, un modelo de esas experiencias subjetivas o categorías aparece claramente a modo de representación interna en que se constituye. Podemos decir, entones, que en cada modelo de comunicación hay: Emisor, Receptor, Mensaje, Canal y Código. De ahí, que representamos el mundo en tres dimensiones internas, sensoriales: representaciones Visuales (V), representaciones Auditivas (A) y representaciones Kinestésicas (K), a las que denominamos, en su conjunto, como Sistema VAK.

Sistema VAK

Las representaciones visuales (V) se llevan a cabo en base a imágenes internas a modo de fotos o películas. Las representaciones auditivas (A) se realizan en base a sonidos internos que oímos dentro de nuestra cabeza. A su vez, las representaciones kinestésicas (K) son aquellas que nos hacen sentir sensaciones corporales del frío, el calor, el dolor, la presión, el tacto; así como sensaciones olfativas y gustativas; y asimismo, cualquier estado emocional que se pueda sentir y expresar en el cuerpo. En cualquier caso, todo proceso perceptivo debe atravesar los tres limitantes o categorías o experiencias subjetivas: generalización, eliminación y distorsión.

La limitación interna, nuestro pensamiento creativo, es entonces la configuración que creamos y almacenamos en una minúscula parte de nuestra mente en forma de imágenes, sonidos y sensaciones, olores y sabores. Para vivir como si fuéramos niños, hemos de evocar una representación interna que ha quedado plasmada en algún lugar de nuestro cerebro a modo de impactos cerebrales. Sin olvidar o soslayar que en todo momento estamos procesando internamente los estímulos que captamos o deducimos del exterior o inducimos de nuestro interior.

Lo que hace la PNL, pues, es dar cuenta del proceso interno. Es decir, consiste en poder captar en otro ciertas señales comunicativas que nos indican qué tipo de canal o material se está procesando en cada momento. En otros términos, cuando las señales se refieren a datos observables, en el sentido fenomenológico más amplio del término, se llevan a efecto manifestaciones visuales, auditivas y/o kinestésicas inconscientes para el emisor y que indican un sistema representacional para el receptor del mensaje, de esta guisa:

Visual, auditivo, kinestésico (predicados); lenguaje no verbal (lenguaje verbal).

Observación Visual (ojos, gestos, postura). Escucha Activa (tono, timbre, ritmo). Obstáculos (prejuicios, estado emocional, ruido).

Lo que significa, a grosso modo, que los sistemas representacionales se observan a través o mediante el volumen (tono, timbre, velocidad de la voz o cuerdas vocales), los accesos oculares, la postura corporal y el tipo de respiración. Quiere decirse, que las personas cuando hablantilizan en general tres tipos de volumen (alto, medio, bajo), tres tipos de tono (agudo, medio, grave) y tres tipos de velocidades de la voz (rápida, media, lenta). En función de esta clasificación, podemos determinar si un individuo tiene más impactos cerebrales sobre lo visual (alto, agudo, rápida), auditivo (medio, medio, media) o kinestésico (bajo, grave, lenta). Esto en cuanto al volumen (tono, timbre, velocidad de la voz). En la misma medida, podemos clasificar o reconocer a cada persona o sus sistema representacional según los predicados que utiliza en su lenguaje verbal:

Visual (ver, imagen, aparecer, perspectiva, imaginar, aspecto, claro, mostrar, escena, mirar). Todo lo que implique imagen.

Auditivo (sonido, oír, preguntar, gritar, oral, escuchar, decir, resonante, estridente, mencionar). Todo lo que implique sonido.

Kinestésico (sentir, entender, presión, moverse, firme, fluir, duro, sostener, emocional, cálido). Todo lo que implique movimiento.

En conclusión, en fin, toda persona tiene un sistema representacional primario que es el modo en que preferentemente se configura en su interior el mundo externo. Así, podemos aseverar científicamente que la información de los sistemas representacionales nos llegan de diferente forma. Las personas hacen movimientos con sus ojos que indican cuál sistema están usando: ojos hacia arriba (Visual), ojos hacia la línea media (Auditivo) y ojos hacia abajo (Kinestésico). Y según los movimientos oculares sean hacia la derecha o izquierda del individuo, podemos hablar de visual creado o visual recordado, respectivamente; auditivo creado, auditivo recordado, respectivamente; y, por último, kinestésico y diálogo interno, respectivamente.

Ahora bien, también la postura corporal tiene su in tringulis. Las personas también suelen utilizar gestos corporale que son habituales, para expresarse acerca de lo que piensan, queriendo o no queriendo transmitir dicho mensaje al interlocutor. Los gestos también son movimientos inconscientes, que describen el patrón mental del pensamiento creativo (preferido o circunstancial):

Postura corporal del Visual

Sus gestos son generalemente de la nariz hacia arriba; v.gr., mueven mucho los ojos, las pestañas, el cuero cabelludo. También marcan el sentido preferido cuando comunican con los ojos.

Postura corporal del Auditivo

 Sus gestos son generalmente por debajo de los ojos hasta el cuello. Tambíén se tocan la boca y el oído.

Postura corporal del KInestésico

Sus gestos son generalmente por debajo del cuello; v.gr., se tocan el pecho, los brazos, el estómago.

Calibrar [analizar, observar]

Observar y memorizar con detalle externo del interlocutor que acompaña un proceso interno. Observar sin interpretar, evitar proyección; estudiar los signos externos de conducta que traducen el estado interior por la persona; reconocer la configuración de parámetros sensoriales observados en nuestro interlocutor.

Elementos a calibrar

Posición del cuerpo, movimientos, respiración, lenguaje estructural y de contenido, palabras, movimiento de los ojos.

Gestos de la cara

Aletas de la nariz, comisura de los labios, mentón, color de la piel, expresiones, arrugas, inclinación de la cabeza.

Sincronizar [sintonizar]

Acompasar la forma de expresión propia con la del interlocutor

Liderar [conducir]

Dirigir la comunicación, acompañar al interlocutor al estado que deseamos.

Técnica del Espejo

Gestos | Verlo en los otros | Mimetizar

Ejercicio. Noticia a transmitir

Distorsión, omisión, adición, primacía (lo pasado), reminiscencia (lo reciente).

Los medios de comunicación

Directa. Se dirige al consciente. Ejemplos: Claro, lógicamente, precisamente.

Indirecta. Lenguaje ambiguo, indefinido, que lanza un mensaje que será completado por el perceptor del mismo. Se dirige al inconsciente y transmite contenidos no específicos. Ejemplos: chistes, metáforas, fábulas, cuentos

Técnica. La PNL trabaja en esta forma de comunicación mediante el Metamodelo. Es la más extendida y sirve para transmitir información específica, concreta, ubicada en el espacio y el tiempo. Su abuso puede producir saturación.

Relato. “El caballo perdido”, Milton Erickson: Fábula.

Metáfora. El mensaje queda inconcluso para que el receptor del mismo construya su propio final. … Es el objetivo de las novelas europeas, del mismo modo que en las novelas americanas tiene un cierre que persigue agotar todos los argumentos. Ejemplo: Cierre “abierto” de una novela.

Proxémica

Disciplina de relaciones personales que estudia la distancia física, con quién te sientas, tu actitud…

~

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: