Niveles neurológicos


18/02/2012

PNL y educación. Los niveles neurológicos

Niveles neurológicos

Supongamos la siguiente escena: un hijo lleva a su padre la libreta de notas. El padre anda con la mosca detrás de la oreja, últimamente no le ha visto estudiar mucho. Abre la libreta: suspenso en matemáticas.

“¿Cómo no vas a suspender si no estudias? ¿Es que no sabes estar quieto y concentrado ni cinco minutos? ¿Tú crees que así puedes aprobar matemáticas, o cualquier cosa? Como sigas así yo me plantearía si valgo para estudiar o me voy buscando otra cosa. No sabes el disgusto que nos das, sobre todo a tu madre. Mira, mejor lo dejamos, vete a tu cuarto y piensa en lo que te he dicho”.

Los niveles neurológicos. Un resumen.

Los niveles neurológicos son un desarrollo de Robert Dilts inspirado en los niveles lógicos de Gregory Bateson. Este modelo plantea que existe una jerarquía en los niveles mentales. Del más bajo al más alto son los siguientes:

Entorno / Ambiente Elementos externos, el contexto. ¿Dónde? ¿Cuándo? ¿Con quién?
Conductas / Comportamientos Lo que hago. ¿Qué?
Capacidades / Recursos Estrategias, estados. ¿Cómo?
Creencias Valores y significados. ¿Por qué?
Identidad Sentimiento de ser yo. ¿Quién?
Espiritual / Transpersonal Lo que hay mas allá de mí como individuo: Creencias filosóficas, religiosas, etc. ¿Quién o qué más?

Estos niveles responden a las siguientes pautas:

  1. La función de cada nivel consiste en organizar la información del nivel inmediatamente inferior.
  2. Las reglas que rigen los cambios son distintas para cada uno de los niveles.
  3. Un cambio en un nivel superior afectara, casi con seguridad, los niveles inferiores.
  4. Un cambio en un nivel inferior no tiene por qué afectar los niveles superiores.

Alineando los niveles neurológicos.

Una de las técnicas más poderosas de la PNL se conoce como el alineamiento de niveles neurológicos. En resumen, esta técnica se basa en repasar todos los niveles neurológicos ante una situación determinada, y “recolocarlos” para que estén todos alineados en la misma dirección, la más adecuada para el caso concreto.

Examinemos ahora la escena anterior desde este punto de vista de los niveles neurológicos. De una manera inconsciente, se están alineando, y no precisamente en una línea muy positiva. Desde la conducta (no estudias), pasando por las capacidades (no sabes estar quieto y concentrado), las creencias (si no estudio, no puedo aprobar), la identidad (no valgo para estudiar) hasta el nivel transpersonal (les doy un disgusto a mis padres).

Si esto parece exagerado, puedo decir que en la organización en la que trabajo, que se dedica en gran parte a la iniciación profesional de jóvenes con problemas escolares, nos encontramos con el resultado de procesos similares a diario.

  • El alumno que desde el primer día nos dice “es que yo no valgo para estudiar”.
  • Los padres que cuando se les comenta lo bien que lo está haciendo su hijo preguntan a ver si no nos estaremos equivocando de alumno.
  • Los padres que solicitan que se le enseñe un oficio y que no se le obligue a estudiar “porque no hay nada que hacer” o “no sé yo si conseguiremos algo”.

El resultado de procesos de este tipo suele ser una autoestima muy baja. En PNL, una autoimagen (nivel de identidad) muy negativa. ¿Cómo podemos hacer para evitar esto? Las premisas por las que funcionan los niveles neurológicos nos dicen que los más altos influyen en los que son inferiores a ellos. Podemos resumir el proceso que estamos describiendo en estos dos puntos:

1. Tomar las conductas negativas, generalizarla y asociarlas a niveles superiores, generalmente identidad.

Has hecho mal el ejercicio -> siempre lo haces mal -> eres un torpe

2. Si hay conductas positivas, minimizarlas y recordar la generalización y la identidad negativa.

Has hecho bien un ejercicio -> recuerda que has hecho un montón mal -> sigues siendo un torpe.

Sabemos que este proceso, que rebaja la autoestima del que lo recibe funciona perfectamente. Lo hemos visto infinidad de veces. Podemos utilizarlo a nuestro favor, sólo hay que darle la vuelta.

Generar autoestima

1. Si existe una conducta negativa, en la correción ceñirnos a los niveles de contexto y comportamiento: reprender la conducta, describir por qué es incorrecta e indicar los cambios esperados

2. Cuando exista una conducta positiva, elogiarla y subir por la escalera de niveles neurológicos: esto está muy bien, con muy buena letra y muy limpio (conducta), así vas a mejorar mucho (creencia), eres muy inteligente (identidad), seguro que tus padres están orgullosos de ti (transpersonal).

Siguiendo a San Agustín: odia el pecado y ama al pecador.

Sugerencia

Examina la manera que tienes de evaluar una conducta. Si lo crees necesario utiliza el pequeño guión que hemos presentado. ¿Cambia algo?

Examina tu diálogo interno. Cuando cometes un fallo ¿en qué nivel te criticas?, ¿y cuando haces algo bien? ¿Es diferente? ¿Y si utilizas el guión?

Fuente: http://izarki.wordpress.com/2007/01/31/pnl-y-educacion-los-niveles-neurologicos/

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: