El crecimiento personal y profesional


02/03/2012

Cuando la gratitud es tan absoluta las palabras sobran

Alvaro Mutis

¿Qué pasa cuando no sabe dónde ir? Lo ideal sería encontrar un mundo nuevo donde puedes ser lo que desees y al final ser siempre tú mismo. Esto, además de ser difícil, es casi imposible. Pero como la vida no está compuesta de imposibles, cabe la posibilidad que el sueño que persigues se haga realidad. ¿Y has de luchar mucho por ello para conseguirlo o es de creatividad espontánea? Sería magia que fuese espontáneo encontrar un grupo de personas donde podemos identficarnos al 100 por 100 con todos y cada uno de los demás. Esto ya sería maravilloso. Lo que resultaría un sueño casi inalcanzable sería que todos y cada uno de los demás se identificase contigo. Sería como avanzar en unidad. Como si fuéramos solo uno. Eso ya sería algo increíble, teniendo en cuenta el mundo en que vivimos.

¿Y en qué mundo vivimos? Si tomamos conciencia de la realidad que nos rodea, nos damos cuenta que en el mundo hay cosas sanas e insanas. Y no es tan sencillo como decir que podemos elegir, en cada momento, el camino más adecuado a nuestros propósitos. Dependiendo, eso sí, del mapa desde donde contemplemos nuestra realidad.

Más si podemos alcanzar a visionar el mapa de todas y cada una de las personas que nos rodean, enriquecemos nuestro crecimiento personal y profesional. Y, al propio tiempo, enriquecemos la vida de todas y cada una de las personas que te rodean en tu libre transitar vital de la existencia. Quizá esto último sea mucho más difícil de captar de las personas que nos rodean, pero cuando las personas dicen cosas de ti que no te has parado ni remotamente a pensar, es normal solo entonces que tomes contacto con tu propia realidad, con tu propia conciencia.

Y cuando llegas a esta toma de conciencia en tales parámetros, te das cuenta, en primer lugar, como si lo que estuvieran diciéndote acerca de tu mapa captado por los demás no fuera contigo. No obstante, conforme a ello toda esa energía positiva te va llenando el ánfora de felicidad de tu inteligencia emocional, saturando un mundo de sensaciones hasta ahora nunca vividas que desde entonces ya residen en ti.

Es curioso el comportamiento humano. Cuando algo le pedimos a la vida, nada nos dan; pero cuando nada pedimos, nos lo dan doble. Jamás en mi vida se me había pasado por la cabeza ni siquiera por mi corazón, que hubiese en el mundo personas tan cálidas, tan cercanas a ti, con las que puedes expresar todo cuanto sientes y piensas, así como poderte identificar con cada uno de sus pensamientos y emociones. Es intensamente emocionante vivir una situación así, con tanta sincronización, con tanta empatía. Creo que lo básico para que llegáramos a esta situación, ha sido el que todos nos mostramos auténticos, tal y como somos, sin máscaras ni situaciones carnavalescas. Otro factor predominante para dar lugar a dicha situación ha sido la relación de confianza desde el primer instante. Y otro factor importante para esa situación ha sido la comunicación.

De ahí, que estoy convencido que si mantenemos en nuestras alforjas de viaje estas tres reliquias que hemos sabido respirar en un momento dado, es decir, la relación de confianza, la comunicación y el mostrarnos auténticos, sean los que sean nuestros interlocutores, nos permitirá mantener el tiempo que deseemos el poner práctica estos tres factores de sincronización y empatía aquí aludidos. Debemos mantener enfocado el objetivo.

Muchas dudas pueden asaltar nuestros corazones en un momento dado, más ahora tenemos una herramienta muy poderosa en nuestras alforjas de viaje imprescindibles para nuestro cotidiano vivir.

Desde el respeto hacia el respeto, un cordialísimo saludo para todos y para todas.

Ricardo Marín Tälero

Consultor

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: