El líder nace o se hace


06/04/2012

Lo del “lider nace o se hace” me suena como el “ser o no ser” de Shakespeare que, dicho sea de paso, esto, a mi entender, está más relacionado con las cuatro fases del aprendizaje en un sistema de competencias, donde hemos de salir de la zona de confort: no sé que no sé –> no sé que sé –> sé que no sé –> sé que sé. Más lo que vamos a tratar hoy en profundidad, en la medida de lo posible, es si el líder nace o se hace, esto es, si el líder ya viene con los genes de liderazgo adquiridos o bien estos rasgos se forman junto con la personalidad, el carácter y el comportamiento de líder. En mi opinión, no son excluyentes. Creo que todos venimos al mundo como “tábula rasa” de Spinoza. Es cierto que venimos con genes adquiridos, pero también lo es que conforme pasan nuestros primeros contactos con la vida, vamos recibiendo impactos cerebrales en uno u otro hemisferio cerebral, que, según el hemisferio donde los recibamos durante el aprendizaje, condiconan nuestro comportamiento, nuestra personalidad y nuestro carácter: de ahí, de esos impactos cerebrales que se van grabando en la tábula rasa de Spinoza, que todos no pensemos igual ni seamos simplemente iguales. El género humano, la condición humana, es compleja. Y dentro de esta complejidad, anidada en sistemas neuronales que transmiten información aleatoria en el pensamiento, el cerebro humano tiene la capacidad suficiente de descifrar las más complejas madejas de nuestras ideas, haciéndolas simples y asequibles a nuestro entender.

En mi opinión, no siempre debemos estar dirigiendo, pues hemos de saber digerir y aprender de todos y entre todos. Lo del liderazgo bien merece un vaso de humildad. Un verdadero líder escucha y también comprende, pues no tiene el privilegio de la verdad: nadie la tiene. Lo del liderazgo me suena como un potente motor que pretende avanzar a todos en la autopista de la información, pero siempre se da cuenta que hay un coche por delante no necesariamente más potente que él. Quiere decirse, que mientras estamos en la vida, estamos aprendiendo. Y siempre quedará una última cosa por aprender cuando nos vayamos. Lo que hace importante a un líder es el hecho de poder transmitir a todos los demás esos conocimientos adquiridos. Lo importante de esta vida es compartir.

¡Desde el respeto hacia el respeto, un cordialísimo saludo para todos y para todas!

RICARDO MARÍN TÄLERO

Counseling

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: