Calibración


17/03/2012

APUESTA POR LA FELICIDAD.

¿Somos felices en el trabajo? ¿Somos un valor en alza? Muchas son las empresas que buscan la felicidad de sus empleados y pocas, relativamente pocas, son las que lo consiguen. De entre estas, en unas de las empresas que logran este objetivo, se considera como algo primordial; mientras que en un alto porcentaje de las empresas que logran tal objetivo, es secundario e incluso, dentro de éstas últimas, no está arraigada la cultura de la felicidad de sus empleados. En cualquier caso, lo cierto es que las empress que apuestan por la felicidad de sus empleados y logran obtener empleados felices, son más rentables.

Ciertamete, el trabajador está más a gusto con los años cotizados en España y mejora así su eficacia y rentabilidad. Se siente más motivado y piensa que rinde más, desarrolla todo su talento y da mucho más de sí mismo.  No obstante, para que un empleado esté más comprometido y sea más productivo, no se basa tanto en su grado de motivación sino, más bien, que le gusta contribuir a los objetivos más generales de la empresa. Así, encontramos empresas donde los trabajadores actúan como un todo y el empleado no solamente trabaja bien sino hasta mejor al sentirse a gusto cuando constata que han rendido más y su trabajo resulta placentero. Es consciente de estas creencias de felicidad en el trabajo.

Desde esta perspectiva, la felicidad en el trabajo responde a las expectativas en un sentido doble: por un lado, se hace feliz a sí mismo; y, de otro, hace felices a los demás. Entonces ser feliz en el trabajo no solo es posible, sino también necesario. Así, por ejemplo, la mayor satisfacción laboral se da en las empresas tecnológicas. Y se ha comprobado que la base de esta felicidad es la comunicación efectiva, según una encuesta realizada por Adecco.

Las herramentas de PNL funcionan mejor en equipo y el éxito empresarial suele estar al lado de las empresas competitivas que asocian la felicidad al trabajo. Por tanto, una buena o mala comunicación depende de lo que se dice. En mi opinión, de todos los principios involucrados en la comunicación efectiva el más importante de todos es el intercambio. Quiere decirse que, en parámetros de felicidad en el trabajo, el rendimiento es más productivo cuando se asocia el valor de intercambiar de forma efectiva con una buena comunicación, lo cual, puede hacer la diferencia entre una vida feliz o infeliz en el trabajo.

En otros términos, si ahondamos en la comunicación efectiva, exploramos las condiciones que hacen posible la comunicación eficaz y eficiciente.  En definitiva, no es lo mismo ser eficaz  en la eficiencia, que ser eficiente por ser eficaz.

¡Un cordialísimo saludo para todos y para todas!

RICARDO MARÍN TÁLERO

Counseling

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: